Estudio del trabajo ¿De qué se trata?

Indice

El Estudio del Trabajo es una de las herramientas que puede ayudar si se están buscando maneras de mejorar la producción sin tener que sumar recursos nuevos a una empresa. Es por eso que es una de las formas en la que una buena Planeación Estratégica puede mejorar los resultados que se obtienen en la etapa de producción.

En este artículo, hablaremos un poco sobre el Estudio del Trabajo, de qué se trata y cómo puede ayudar dentro del proceso de Planeación Estratégica de una empresa.

Estudio del Trabajo

¿Qué es el Estudio del Trabajo?

Podemos definir al Estudio del Trabajo como un método que está diseñado para lograr un incremento productivo de manera sistemática. La definición de la Organización Mundial del Trabajo indica que se trata de una evaluación de aquellos métodos que se utilizan para realizar actividades. El fin de su aplicación es poder mejorar cuál es la manera más eficaz de utilizar los recursos y de esa manera poder establecer una serie de normas para establecer el rendimiento de las actividades que se realizan.

¿En qué consiste el Estudio del Trabajo?

Se puede decir que el Estudio del Trabajo surge de la unión de dos materias que suelen utilizarse en las empresas para ayudar a incrementar la producción: La Medición del Trabajo y el Estudio de Métodos.

Medición del Trabajo

Se trata de una materia que cuantifica, aplica y estudia las diferentes técnicas que determinan cuál es el tiempo real que le lleva a un trabajador en completar una tarea. De esta manera, se pre establece una norma de ejecución que se debe ejecutar dentro de la empresa.

Estudio de Métodos

En este caso, se trata del estudio de ciertos métodos que se aplican en el entorno laboral de manera que se puedan establecer y aplicar mejores métodos a la hora de fabricar un producto. Los métodos que se estudian son el análisis de operaciones, los movimientos, la planificación, el diseño y el desarrollo empresarial.

Objetivo del Estudio del Trabajo

Se puede establecer que el objetivo del Estudio del Trabajo es poder hacer un examen del trabajo, investigando todas sus dimensiones y los factores que influyen para que el desempeño sea el mejor posible. El fin de esta herramienta es poder incrementar la productividad de una empresa sin tener que hacer una inversión de capital, en recursos humanos o en exigir más esfuerzo a la mano de obra.

Como en otras instancias de la Planeación Estratégica, esta herramienta suele tocar diferentes temas como los Métodos de Trabajo, Diagramas de Proceso, Análisis Operativo, la Aplicación de Métodos y, en mayor medida, la productividad.

¿Cómo hacer un correcto Estudio del Trabajo?

Un buen Estudio del Trabajo requiere seguir una serie de pasos fundamentales:

  • Se comienza seleccionando cuál es el trabajo o el proceso que se va a estudiar.
  • Se registran y recolectan los datos más relevantes acerca de la tarea o el proceso analizar. Para esto, se debe utilizar las técnicas que se consideren más apropiadas, poniendo a disposición aquellos datos de la forma que se considere más cómoda para poder analizarlos.
  • Hacer un examen de los hechos que se hayan registrado. Esto debe realizarse con un espíritu crítico, de manera que se pueda responder si existe una justificación por el cual los procesos se llevan adelante de determinada manera, si el orden de ejecución es el mejor que puede dar, quién es el que está realizando dicha tarea y cuáles son los medios que se van a emplear.
  • Establecer cuál es la manera y el método más económico para realizar dichas tareas. Para eso, hay que tener en cuenta las circunstancias planteadas en el punto anterior, utilizando las diferentes técnicas de gestión y Planeación Estratégica. En este punto siempre hay que involucrar a los puestos más altos de una empresa, ya que deben exponer sus enfoques para ser analizados y discutidos.
  • Hacer una evaluación de los resultados que se obtuvieron mediante el nuevo método. Se debe comparar con el proceso anterior en cuanta a la cantidad de trabajo necesaria y, de esa manera, establecer un tiempo promedio entre ambos.
  • Presentar el nuevo método y tiempo. Lo ideal es hacerlo mediante una presentación a modo de demostración y de manera escrita, de manera que circule por la empresa. Se deben ofrecer cursos, instructivos y todo el material necesario para que la mano de obra pueda aplicarlo de manera correcta.
  • Una vez que se implanta este el nuevo método, se debe hacer un control de su aplicación, haciendo un seguimiento de los resultados y comparándolos con los objetivos preestablecidos. En caso de que no se consiga lo esperado, se debe empezar este procedimiento desde el primer punto.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *